martes, 3 de julio de 2018

Identifica tu mercado como Wedding Planner


mercado de wedding planner



Cuando te estableces por tu cuenta, el mercado objetivo de cada negocio se divide en varios grupos. Para tu negocio de organización de bodas, el presupuesto de las parejas es determinante.  De esta manera, cuando conozcas a las parejas y hayas realizado la entrevista, puedes analizar la información y circunstancias en cada caso y realizar un análisis del presupuesto que, cada pareja, quiere destinar a su boda y determinar qué porcentaje encaja con bodas de coste alto.

De igual forma deberás saber cuántos prefieren una boda low cost y qué parejas eligen un coste medio para su celebración. Puedes optar por especializarte en un grupo o bien disponer de varias opciones, tantas como presupuestos hay. De esta forma, te diversificas y puedes llegar a todas las parejas con independencia de cuánto quieren gastar en su boda.

En cualquier evento nupcial puedes reunir información necesaria para la puesta en marcha de tu negocio. Tu portfolio comenzará con las fotos, folletos, precios de tus partners una vez hayáis firmado los acuerdos de colaboración. Con esta cartera puedes comenzar a trabajar y ofrecer opciones a tus clientes.  Si sientes que necesitas publicitarte de manera diferente para cada presupuesto, prepara diferentes carteras que encajen con los costes y expectativas de cada segmento. Has de proporcionar los servicios y costes que tus parejas demanden.

trabaja como wedding planner


No tengas miedo de no especializarte ya que, en cualquier caso, aunque la mayoría de las parejas que acudan a ti, dispongan de un presupuesto alto, siempre puedes negociar las mejores condiciones para ellos. Aparte de servicio impecable, compromiso y los más altos estándares de calidad, también es una alegría para los novios que puedas darles los mejores precios del mercado. No cejes en tu empeño de negociar lo que es mejor para tus clientes.



Escuela Europea de Wedding Planners
http://escuelaeuropeadeweddingplanners.com
escuela@enbuenasmanosbodas.com

lunes, 4 de junio de 2018

CINCO GRANDES LECCIONES QUE HE APRENDIDO COMO WEDDING PLANNER

Wedding Planner




Las bodas son eventos sorprendentes. Llenos de amor, familiares, alegría, amigos, música, y la celebración del amor de una pareja. Pero, a veces, un evento así para algunas personas puede resultar caro, consumir tiempo y además ser demasiado intenso. Como Wedding Planner a lo largo de estos dieciocho años (entre EEUU y España), he visto la decepción de muchas parejas cuando algunos invitados no han acudido a la boda, o cuando han confirmado y, unos días antes, han puesto alguna excusa para no acudir. También he visto novios que, durante meses, han estado organizando su lista de invitados y con dudas acerca de a quiénes invitar y pasar por el trance de tener que prescindir de algunas personas en función de su presupuesto. Para los novios no es siempre fácil comenzar con los preparativos y, en muchos casos, se crean situaciones de estrés al tener que tratar con tantos temas y tan delicados.


Ser Wedding Planner es una carrera de obstáculos, y siempre manteniendo un protocolo y una etiqueta que ayude a las parejas a proceder de la mejor manera y a evitar sorpresas de última hora. Cada nueva tarea, la lista de invitados, las invitaciones, el proceso del seating, la decoración, las tradiciones, etc… te enseñan algo más acerca de lo que no debes olvidar nunca y de cómo actuar en cada caso para aconsejar de la mejor forma posible a tus clientes.



Wedding Planner


1. Te das cuenta de la importancia de confirmar la asistencia lo antes posible
Algunas personas, una vez reciben la invitación de boda, posponen su respuesta hasta el último minuto. Este comportamiento es un claro ejemplo de hábitos de procrastinación, término que tan de moda está actualmente. Hoy en día, muchas personas se sienten superados por el día a día y optan por postergar su respuesta sobre si acudirán a una boda o no. Este comportamiento conlleva que los novios no puedan, en muchos casos, avanzar sobre otros temas hasta no tener una lista de invitados real. La confirmación a la invitación, así como el regalo, han de tener una respuesta rápida y clara para que los novios puedan organizarse.


2. Eres resuelta a la hora de ayudar a los demás
En una boda, muchos invitados no saben cómo proceder. Si acudir con niños o no, a qué hora llegar a la iglesia, si llevar el coche o utilizar el autobús y si éste regresará a una hora conveniente y les dejarán en un lugar bien comunicado. En muchos casos, desconocen el protocolo de la ceremonia civil, en caso de tener que hacer alguna lectura, dónde sentarse y, en el banquete, qué hacer si necesitan limpiar una mancha o calentar un biberón. Nuestra labor, el día de la boda, consiste en coordinar todo el evento y encargarnos del protocolo de los novios, y no dejar ningún detalle al azar. Después de atender las necesidades de los novios, entiendes que tienes también que estar pendiente de los invitados, para que se sientan cómodos, a gusto y para que ninguno se sienta desplazado. En cuanto empiezan a llegar los primeros invitados y estoy coordinando el protocolo, siempre veo algunas caras de desorientación o de desconocimiento. Al final, te das cuenta que los invitados quieren agradar, que siempre te devuelven la sonrisa y que agradecen que también te ocupes de sus necesidades en momentos precisos.


3. Entiendes que las reglas están por una razón
Todas las reglas aparentemente bobas de quién debe invitar a quién, de quién debe figurar en la invitación, o la etiqueta a la hora de vestir, ayudan tanto a los novios como a los invitados. Por eso es importante no dejar nada al azar, no pensar que los demás lo saben porque, en muchas ocasiones, no es así. Si damos por sentado que los demás van a entender todo, nos podemos llevar muchas sorpresas. Por eso es importante que los novios especifiquen a sus invitados temas como si el cóctel es reforzado, con lo que será así toda la noche, para que éstos no esperen luego pasar a otro espacio a cenar ya que toda la cena será tipo cóctel con algunos corners de comida, y lo pasarán de maravilla. O cuestiones como dónde les esperará el autobús o si la barra libre tendrá lugar en el mismo espacio o habrá posibles traslados. Todos los detalles serán muy útiles para los invitados, así como cualquier código de vestimenta que habrá que transmitir en la misma invitación. Es información vital para el buen desarrollo del evento y tiene una razón de ser que es importante para los novios y así han de comunicarlo a sus invitados.


Organización de Boda

4. Por qué las tarjetas de agradecimiento no pasan de moda
Sé que escribir 100 ó 200 tarjetas de agradecimiento es agotador, especialmente después de tantos meses de estrés y preparativos. Pero es importante hacerlo. Incluso aunque haya invitados que, probablemente, no vuelvas a ver, hay que agradecer los regalos y la generosidad de tus invitados, aun en el caso de que algunos no lo hayan sido tanto. La gente aprecia el tiempo invertido en este detalle y, aunque algunos lo consideren chapado a la antigua, se trata de una costumbre que, por su carga emocional y de agradecimiento, nunca pasa de moda. Unas líneas de gratitud siempre serán bien recibidas y recordadas por vuestros invitados. Es un gesto que marca la diferencia y por eso es importante.


5. Te obliga a tratar con situaciones delicadas
En algunos casos, los novios no se llevan bien con algunos miembros de su familia o algunos encontronazos con amigos han dejado sinsabores que inquietan a la pareja sobre cómo comportarse el día de su boda, especialmente porque algunos amigos o familiares no aprueban su estilo de vida o sus decisiones. Ante estas situaciones, lo mejor es disfrutar del día y olvidar antiguas rencillas. Si no se ha tratado el conflicto con anterioridad, el día de la boda es simplemente para disfrutar por lo que los novios deben saludar a todos por igual, y hacerles partícipes de su alegría. Hay cuestiones familiares a las que los novios no se han enfrentado antes de la boda y han preferido esconder debajo de la alfombra. Lo ideal es afrontar cualquier asunto de esta naturaleza antes de la boda para poder disfrutar al máximo y establecer si queremos continuar con esa relación o, directamente, pasar de invitar a esos familiares por incompatibilidades que en la boda sólo traerán malos tragos. En caso de que no se haya pasado por este trance y los novios hayan decidido invitarles, deben tratar a todos por igual y demostrar cariño y comprensión en un momento de felicidad que querrán compartir con todos los invitados, sin excepción.



Quizá alguien piense que se trata de detalles sin importancia. Claro que lo son, en cierto modo. Está claro que nadie se va a morir porque no reciba una tarjeta de agradecimiento o porque no se le haya aclarado cómo ir vestido o porque nadie sea capaz de indicarle dónde sentarse para poder levantarse luego a leer. Sin embargo, el poder transmitir a los novios la importancia de las buenas maneras, de actuar correctamente y de tener un mínimo de cortesía y consideración, creo que evita lamentaciones y pérdidas en el futuro.
Por eso estoy tan convencida de que contar con un Wedding Planner en la boda, sin duda, marca la diferencia. 


Escuela Europea de Wedding Planners
http://escuelaeuropeadeweddingplanners.com
escuela@enbuenasmanosbodas.com


martes, 8 de mayo de 2018

Cómo solucionar cinco problemas de protocolo en la mesa


Protocolo en la mesa de bodas



Tras haber pasado horas asignando un sitio para cada uno de los invitados y procurando cumplir con los criterios prácticos y de afinidad que te has propuesto, puede que todavía no puedas relajarte y sentarte a gusto porque surjan, a última hora, sorpresas de algunos invitados y presentarse algún drama que otro sin ofrecerte soluciones. Mantén la calma, y espera cualquier desastre, aunque también toma nota de sus soluciones, para que no te pillen desprevenida.


  • Aparecen invitados de última hora que, en un principio, habían declinado la invitación. Puedes intentar sentarles en una mesa aparte, dependiendo del número de invitados que se han presentado, o puedes poner sitios extras dentro de las diferentes mesas, pero lo cierto es que siempre es mucho más fácil quitar un sitio que añadir otros, por lo tanto prevé algún espacio libre en alguna mesa. Sin embargo, si al añadir dos sitios extras, por ejemplo, has de pagar más, simplemente prevé mesas de diez, con ocho invitados, o de doce, con diez invitados, y no pidas al salón de eventos que pongan servicios extras hasta que no se dé este caso realmente y lo necesites de verdad. Para anticiparte, puedes asegurarte que tu Wedding Planner esté preparada con tarjetas de sobra y un buen rotulador que case con la tinta de las tarjetas ya confeccionadas, o bien que en el espacio de celebración tengan una impresora para volver a colocar el nuevo protocolo.

  • Uno de tus invitado, habiendo confirmado, no aparece o le surge algo el mismo día. Puede ocurrir. El mismo día, o el día anterior, algún invitado se encuentra en una situación de enfermedad, hospitalización, viaje ineludible, puede ocurrir. Son contratiempos de última hora que pueden darse en algunas bodas. En este caso, si algún invitado simplemente no aparece, hay que pedir que retiren el servicio de mesa de ese invitado y, en función de las políticas y condiciones de pago del espacio de celebración, se puede, o no, negociar el pago de ese cubierto.

Lista invitados en mesa de bodas


  • Algún invitado se salta el protocolo y decide cambiar de mesa. En algunos casos, hay invitados que se saltan el protocolo a la torera porque, al ver su mesa, deciden que quieren estar con otros invitados más allegados o más afines, y las consecuencias son que, al final, hay que mover a mucha más gente de sitio. En este caso, hay que intentar que el invitado razone y se quede en su sitio. En caso contrario, hay que pedir a una persona de mucha confianza, un hermano, un amigo fiel, que ocupe la silla de ese invitado y brindarle, a éste, el sitio libre por si se ajusta más a lo que él quiere y que se quede más contento y no surjan más complicaciones.

  • Se os ha olvidado asignar sitio a un invitado. Es normal que, después de tantas actividades y detalles, y con todo el estrés, se os olvide algún invitado y se quede suelto. Una vez que llegue al recinto, y vea que no aparece en las listas, el maître os lo hará saber. En este caso, sois los mismos novios los que tenéis que pedirle disculpas, y asegurar que ha sido un error de transcripción o algún correo electrónico perdido. En este caso, hay que actuar como si hubiera aparecido en el último momento. Pidiendo que se le ponga un servicio en la mesa que creáis que más a gusto puede estar y, por supuesto, imprimiendo un nuevo protocolo donde el invitado vea que sí aparece ya su nombre en la mesa asignada.

Listas de invitados de boda


  • Hay invitados que están dando vueltas por el salón y no encuentran su mesa ni su asiento cargándose todo el protocolo. En caso de grandes bodas con muchas mesas, será difícil para algunos invitados encontrar su mesa. Lo ideal es hacer algunas guías, indicando en qué parte del salón se encuentra cada mesa para que sirva de ayuda a cada invitado, especialmente los que vayan solos. Lo ideal, además, es indicar el protocolo por orden alfabético en cada apellido, de esta forma cada uno puede buscarse en el mapa de mesas del salón. Aparte, resulta muy útil, si las mesas están enumeradas o nombradas en un orden lógico dentro del recinto. Es decir, partiendo de la base de que la mesa de los novios es la número cero, el resto de mesas, deberían ir de uno en adelante en función de la cercanía con la de los novios. De esta forma, el que está en la mesa ocho ya sabe que está más lejos de los novios, y los que están en la mesa uno y dos, son justo las de alrededor de la de los novios.